Make your own free website on Tripod.com

 

 

SAN SIMEÓN EL ESTILITA

 

 

"Te hiciste columna de paciencia

superando a los padres de la antigüedad, oh Justo:

 a Job en sufrimientos y  a José en tentaciones.

semejaste la vida de los incorpóreos aun con cuerpo.

Padre nuestro, oh Justo Simeón,

 intercede a Cristo Dios

    para que salve nuestras almas."

 

 

 

 

En la conciencia de la gente, desde su vida fue santo. Aunque su ascetismo extremista que lo llevaba hasta lastimar seriamente su cuerpo, provocó entre algunos dudas y extrañezas, no pudo, sin embargo, evitar el reconocimiento, por parte de muchos, de los dones y gracias que Cristo dio a su amado discípulo Simeón y, por él, a la Iglesia.

Simeón nació en el año 392, al norte de Siria. Creció cuidando el ganado de su padre quien diariamente lo mandaba al monte a pastorear a las ovejas.  Quizás este tipo de trabajo sembró en si mismo el espíritu del monaquismo y el hábito de sentirse en soledad con la naturaleza para invocar al Señor de todo.

Su vocación:

Un día nevado, en que no pudo llevar a pastar el ganado, vino a su mente la idea de ir a la iglesia. Ahí escuchó al diácono que leía el evangelio: “bienaventurados los que ahora lloran... ay de vosotros los que ahora ríen ... bienaventurados los puros de corazón” y estas palabras movieron su espíritu. Al preguntar como podría conseguir estas bienaventuranzas, le platicaron sobre la vida monástica. Aquel día le fascinó lo que escuchó sobre esta vida, y comenzó a orar muchas horas sin cesar hasta que se durmió. Y en su sueño vio esta visión: como si estuviera escarbando el cimientos de una construcción y, de repente, escucha una voz: “esto no es suficiente; profundiza más” él continua escarbando mas la voz se repite cuatro veces hasta que, al final, escucha: “es suficiente; ahora inicia la construcción, será más fácil; así tienes que someterte a ti mismo para que asciendas a las perfecciones más altas.”

Su acsetismo:

Al levantarse se sintió lleno de valor y fuerza celestial, y así acudió a un monasterio cercano en donde ingresó y pasó allí 10 años, sobrepasando a sus compañeros en esfuerzo y disciplina. Buscando imitar más a los ascetas, y con la bendición del abad, salió al desierto y allá practicó su ascetismo en una celda sin techo y se dedicó a la oración y a los ayunos, sin que los cambios del tiempo fueran obstáculo.

Para evitar la tentación de mudar de lugar, ató su pie derecha a una piedra con una cadena férrea de 20 metros. Un día pasó por él un obispo sabio, llamado Meletio, y al ver al asceta Simeón en aquella posición le dijo: “querido padre Simeón, los férreos grillos son para los brutos animales, mas para el hombre su voluntad es suficiente junto con la divina Gracia.” Así Simeón obedeció con humildad y rompió las cadenas.

Legiones de peregrinos llegaban a visitarlo y a conocerlo. Pero él temiendo la fama (vanagloria) y perder el espíritu del silencio, escapó a las montañas y allá construyó una columna de más de 20 metros de altura quedándose a vivir en la parte superior. Simeón practicó su ascetismo allí más de 30 años.

Mas la gente lo seguía buscando y su fama, día a día, se difundía hasta los lugares más lejanos.

sus virtudes:

Llegaban a visitarlo árabes, romanos, persas ... algunos venían por curiosidad, otros por bendiciones y otros más por su enseñanza, pero todos, al ver su humildad sencillez y firmeza, regresaban con arrepentimiento y llenos de paz. Él salía de su soledad dos veces cada día para enseñar, consolar, escuchar y juzgar sobre diferencias, y para curar las enfermedades.

Se dice que los ascetas cercanos se sorprendieron de su extraña manera de ascetismo, y estuvieron de acuerdo en mandarle un mensaje pidiéndole que bajara de su columna pensando así: “si obedece y baja, sabemos que está dirigido por el Espíritu de Dios, en cambio si rechaza y resiste, es que está sometido por la soberbia y la vanagloria.” Simeón bajó de su columna y se postró ante los hermanos, ellos, en cambio, besaron su derecha y le suplicaron que volviera a la columna y que rogara por ellos.

Su muerte:

Entregó su espíritu al Señor el primero de septiembre de 461 en la misma columna que él construyó y en donde se quedó 3 días postrado sin saberse que había pasado. Más cuando subieron, a preguntarle la causa de su silencio le encontraron muerto.

Por medio de sus reliquias se hicieron muchos milagros y de la columna por mucho tiempo se esparció una suave fragancia de perfume. Unos años después de su muerte (490), los monjes expresando su veneración a san Simeón, construyeron un monasterio y una inmensa catedral en forma de cruz con la columna en medio. Los restos de la catedral y de la columna se conservan hasta la fecha y el sitio, donde se encuentran, es un centro importante de peregrinación y bendición.

Sus intercesiones sean con nosotros. Amén

 

 

atras