Make your own free website on Tripod.com

 

SANTA TECLA:

 

 

“Tu oveja, oh Jesús, exclama con grande voz:

te extraño, oh novio mío, y lucho buscándote;

me crucifico y me entierro contigo por el bautizo;

 sufro por ti para que reine contigo; y muero por ti para vivir en ti.

 Y así, como ofrenda sin mancha,

acepta a quien se sacrifica con anhelo por ti.

Por sus intercesiones, oh Misericordioso, salva nuestras almas.”

 

Santa Tecla nació de unos padres reconocidamente paganos.Cuando tenía 18 años de edad, fue prometida en matrimonio a un joven . En una ocasión el apóstol Pablo predicó el evangelio en el lugar donde ella vivía. Después de escuchar el mensaje evangélico de Pablo, ella se volvió cristiana y se comprometió a vivir una vida de castidad. Este cambio trastornó tanto a su madre que le ocasionó a Tecla padecer hambre y recibir golpes. Sin embargo, cuando no funcionó esta táctica, su madre, incapaz de desviarla de su nueva fe fundada en Cristo, fuera de todo juicio la arrojó al fuego, pero Dios la conservó intacta.

Tecla se hizo discípula del apóstol Pablo y fue con él a Antioquia. Aquí un anciano de la ciudad, atraído por la belleza de la santa, intentó tomarla por la fuerza pero ella, zafándose, quedó fuera de su alcance. Enfurecido el agresor la llevó al gobernador acusándola de ser cristiana y este la echó a las bestias salvajes, pero los animales ni siquiera la tocaron. Sorprendido el gobernador por este suceso, le preguntó: “¿quién eres tú y cual es el poder que hay en ti que nada puede hacerte daño?” la Santa le respondió: “soy una sierva del Dios vivo.” El administrador, entonces, la dejó libre y ella empezó a predicar el evangelio conduciendo a muchos a la verdadera fe.

Santa Tecla se retiró a un lugar solitario viviendo una vida sencilla, curando los enfermos por sus oraciones y atrayendo a numerosas personas a la cristiandad. Los médicos, celosos de su habilidad curativa mandaron a unos jóvenes para que la atacaran. Ella rogó al Señor que la protegiera de aquellos hombres y la piedra en que estuvo orando se abrió y la ocultó. Esta piedra vendría a ser su escondite y mas tarde, su tumba.

Por la intercesión de tu Santa Mártir Tecla, Señor Jesucristo, ten piedad de nosotros y sálvanos.